• VELOCIDAD A PIE DE PISTA

    VELOCIDAD A PIE DE PISTA

    El pasado fín de semana hemos tenido el honor de disfrutar en el Prepirineo catalán, perteneciente a la provincia de Lleida, la tercera edición del Freeride de Tuixent de la mano del Club Deportivo Jarto Jartorius y la tienda oldschool Kaina Longboards, ambos procedentes de la provincia de Barcelona donde en varias ocasiones han realizado eventos y quedadas similares con resultados más que satisfactorios. Su pasión y ganas de movilizar a la gente en busca de buenos asfaltos es que los nos lleva a día de hoy a este encuentro en la cima de la montaña con el simple propóstito de patinar.

    A la izquierda: Álvaro Bajo Fernandez rider de Rayne, Cult Wheels y Toxic World shop Detrás grabando: Mikel Echegaray Diez rider de Rydersfly

    Todo comenzó en el año 2010, abriéndose el evento como una competición de descenso por el puerto de esta estación de ski, La Vansa, donde riders de diferentes destrezas; longboard, luge y roller, se unían para demostrar la aerodinamicidad de dicho recorrido. El segundo año, debido a la espectación de los participantes descalificados con ansias de patinar más tiempo el trazado, se decidió por parte de la organización fomentar ese descenso a diferentes niveles, creando el equivalente a un Freeride; es decir, descenso libre.

    La bajada consta de 2,5km de puerto cerrado al tráfico y protegido con colchonetas y balas de paja en los puntos más peligrosos. Riders en grupos de 4 a 6 bien protegidos, con casco integral y las protecciones mínimas obligatorias, iniciaban el descenso conformes a la velocidad y capacidad de adelantamiento a sus compañeros. El recorrido se estrena con una Chicane aparentemente simple pero traicionera, continuada de varias rectas y Paellas en las cuales la velocidad aumenta por segundos, y finalizando con la llamada ‘curva de la muerte’ de la cual es complicado evitar salirse de ella y trazarla técnicamente con estilo. Admirable la cantidad de fotógrafos, acompañantes y riders descarrilados que ocupaban el espacio de detrás de las colchonetas animando y recibiendo a aquellos que por alli se deslizaban. Todo parecía reducirse a un juego de limpia trazada y en caso de experimentar la salida en la curva teniendo uno que quitarse rápidamente del paso por el que viene detrás. Eliminando más la competitividad, y promoviendo el compañerismo y afición por este deporte, Tuixent 2012 se abre de manera consecutiva como el Freeride más deseado en la península como preparación a los que seguidamente van al Eurotour (IGSA).

    Curva de "la muerte"

     

     

    Su acampada a pie de lo que en invierno es una pista de ski, y su madrugar por el despertar de las vacas que dulcemente te dan los buenos días es lo que conforma el idílico paraje longuero a lo largo del fin de semana. Se desayuna y se forma reunión en la cafetería donde los organizadores, ambos días, explican las características del evento; normas de circulación y señalización de los derrapes y la conducta a llevar durante el descenso, incluyéndose el registro de cada rider inscrito el primer día. La pulsera que te entregan tiene la función de tu derecho al remonte de subida al autobús, lo equivalente en la nieve a un Forfait. Este año se ha dispuesto de dos autobuses que transportaban a los participantes cómoda, calurosa y ansiosamente de vuelta al punto de partida.

    Se podría decir que todos los riders volvemos a casa asombrados con semajante descenso y deseamos la llegada de otro año más. ¿Sería acertado categorizarlo de Extreme Downhill…? Sin duda se puede afirmar por parte de muchos participantes que el asfalto da buenos besitos y como cómicamente se nombra a la página de Facebook en la edición de este año: ‘Yo también he pasado por la ambulancia-enfermería de Tuixent 2012′  de la cual uno, ni siquiera puede echarse atrás de la sensación que transmite experimentarlo; “gajes del oficio” aunque siempre con cabeza y conociendo el límite de cada uno. La mejora en la seguridad de las curvas con balas de paja y colchonetas dobles afianzaron la confianza de muchos, junto con las señales  verdosas en los tramos de asfalto más dañados. Cabe destacar la inmensa colaboración de los comisarios de curvas, que al tanto de cada incidente trataban de reanudar con precaución cualquier inconveniente.

    De izquierda a derecha: Dunia (Original skateboards), Montse (Drop in shop), Paloma, María, Eider (Inercia shop), Noelia (Goat longboards, Toxic wordl shop), Sonso (Daktak shop, Arbor, Nikita), Bárbara y Cristina (Inercia shop y miembro de Jarto Jartorious)

    Longboard Girls Crew por su parte quiere dar las gracias a la organización por haber conseguido que en este año 2012, un número récord de nada más y nada menos que doce chicas, participaran en este acontecimiento. El progreso y aprendizaje, la conexión con la gente en cada bajada, la sensación de adrenalina y la naturaleza rodeándote hacen que fomentemos las ganas de volver el año que viene y que animemos al bando femenino a que nos acompañen a ser cada año unas poquitas más. Un abrazo muy fuerte de parte de las chicas para toda la gente que allí estuvo presente.

     

     

     

     

     

     

    Escrito, editado y fotografiado por; Paloma Acha (Palaxa)

Discussion 2 Responses

  1. 23/07/2012 at 4:49 pm

    Realmente me muero por ser una longboard girl crew, patino hace un año, lo he dejado momentaniamente por falta de tiempo, pero es mi pasión & no lo olvidare.

  2. 23/07/2012 at 5:01 pm

    Da gusto ver cómo sigue subiendo el número ( y el nivel ) de las chicas longers en España.

    ¡ Qué siga así !

Leave a Reply